Entre la  mitad del siglo XIX y los años cincuenta del XX proliferaron libros de lectura expresamente dirigidos a las niñas. En todos ellos se expresaba un concepción tradicional de los roles de la mujer y de las relaciones de género. Unos atendían a contenidos instructivos, pero los más adoptaban un sesgo moralizador.
Lecturas
para niñas