Escrituras ordinarias La buena escritura, incluso la ordinaria, siguió siendo un signo de excelencia. 
Maestros y alumnos hábiles competían en producir calidades verdaderamente magistrales. 
Este cuaderno es de  los años cuarenta.