Mesas para escritura
 
Aunque se escribía sobre bancos corridos y planos, la incipiente ergonomía condujo al diseño de pupitres, personales y bipersonales, con asiento fijo o móvil, con inclinación medida y hendiduras para tintero y pluma.
Se diseñaron incluso mesas para escribir de pie, sueltas o adosadas a la pared.