Ábacos
 
Para facilitar la exactitud y rapidez del cálculo se idearon diversos dispositivos mecánicos. Ya en el siglo XVI, Markinston, nombre asociado al desarrollo de los logaritmos, inventó los "listones" que llevan su nombre.
En el XVII, Pascal construyó su conocida "máquina aritmética", perfeccionada luego por Roth, que tuvo numerosas aplicaciones al cálculo. Más adelante, Lalanne ideó el "computador universal", que se divulgó en numerosos establecimientos de enseñanza, al que siguió la no menos conocida "regla de cálculo"  que completaba el sistema anterior.
 
Los "tableros contadores" formaron pronto parte del ajuar material de las  escuelas.
 La iconografía histórica lo registra ya en el aula Montesinos del XIX, pero su presencia se generaliza prácticamente hasta la incorporación del computador a la enseñanza.
 
Aula diseñada por Pablo Montesino, autor del primer  manual de educación de párvulos (1840) y mentor del primer reglamento de escuelas públicas elementales. Véase el maestro con el puntero desarrollando en el ábaco una clase de aritmética.