Lecturas manuscritas
 
A mediados del siglo XIX surgió un género textual -los manuscritos escolares- que estuvo vigente hasta bien avanzado el XX.
En estos manuales, los niños y niñas aprendían a leer diferentes tipos de grafías manuscritas, y también a reproducirla.
Debe recordarse que hasta 1904 no se autorizó en la administración el uso de documentos escritos con tipos de máquina.